Table 'incendio_datos.log' doesn't exist




home


operaciones contra
incendio



prevención y
protección


equipamiento y avances tecnológicos

alerta de riesgo

brigadas industriales

Capacitación y entrenamiento


orientación operativa

ECIECI

contáctenos

sites de interés

suscripción al newsletter


 

operaciones contra incendios

.VENTILAR PARA INTERVENIR EN UN INCENDIO

Como la ventilación horizontal normalmente no descarga - libera - el calor y humo directamente por encima del incendio, es necesario canalizarla un poco. Las rutas o vías por las cuales el humo y los gases calienten viajan hacia la salida son de suma importancia y las deberemos de tener en cuenta, evitando que esas rutas sean los mismos corredores o pasadizos que los inquilinos usarán para su evacuación.


Ya que la Ventilación horizontal no se realiza en la parte más alta del edificio, existe el peligro que los gases calientes en su ascenso se inflamen, propagando el fuego a aleros, pisos superiores, etc.

A menos que sea con el objetivo de apoyar un rescate, una estructura incendiada no debe abrirse hasta que las líneas de manguera estén en carga y bajo presión en el punto de entrada de ataque - lado barlovento -, en el punto intermedio donde puede propagarse el incendio y en las zonas para proteger otros objetos propensos a incendiarse.

VENTILACION VERTICAL

Cuando se realiza una abertura o se abre un hueco para ventilar en la parte alta de una estructura, se produce un efecto chimenea que arrastra las corrientes de aire de todas las partes de la edificación en dirección de la abertura.

Sin esta abertura se realiza directamente encima del foco de incendio, se evacuará rápidamente todo el humo, facilitando los trabajos de los equipos de bomberos. Si se hace en una parte alejada del foco, podemos propagar el incendio.


No hay una regla para seleccionar el punto exacto donde debe abrirse el techo para ventilar, sino que debe hacerse tan directamente por encima del foco como sea posible.

Tan pronto como la estructura haya sido abierta para ventilar, debe hacerse un esfuerzo para llegar hasta el foco del incendio y extinguirlo. La entrada debe practicarse tan cerca del fuego como sea posible - si la dirección del viento lo permite. Previamente a la apertura de ventilación deben colocarse instalaciones en carga tanto para ataque como para protección de las aberturas de ventilación por las que pueden salir gases y llamas que podrían propagar el fuego a otras estructuras cercanas.

LOS EFECTOS DE LA VENTILACIÓN FORZADA SON SUPERIORES A LOS DE LA NATURAL AL PRESELECCIONAR EL MOVIMIENTO DE LOS HUMOS.

PRECAUCIONES Y PROCEDIMIENTOS

La apertura de ventilación no debe realizarse hasta que la ubicación del incendio se haya establecido. Es importante contemplar toda una serie de aspectos:

  • Coordinar las tareas de ataque y ventilación: comunicaciones.
  • Observar la dirección del viento con relación a los objetos o estructuras propensas a incendiarse.
  • Disponer de un medio de evacuación en altura.
  • Siempre que sea posible, utilizar las aberturas naturales del techo.
  • Practicar un hueco grande en vez de varios pequeños.
  • Precaución al realizar la abertura de modo que los soportes principales no sean cortados.
  • Trabajar en el techo con el viento por la espalda o de lado.
  • Si es necesario, ventilar un techo debilitado - techo esponjoso -, una escalera puesta sobre el techo ayudará a distribuir el peso sobre un área mayor.
Los chorros elevados son utilizados frecuentemente para disminuir las chispas y pavesas volantes de una edificación incendiada y para reducir la columna térmica de calor sobre un edificio.


Una abertura de evacuación de gases no debe usarse como zona de ataque.


<< Página anterior